MEJORAMIENTO ESCOLAR

"Para mejorar, los profesores, equipos técnicos y directivos hemos construido una respuesta desde el interior de la comunidad"

17 de Marzo de 2020
Compartir en redes sociales Compartir en Twitter Compartir en Facebook

La directora del liceo Valentín Letelier de Linares, Isabel Rodríguez, participó de la presentación regional del libro "El Liceo en Tiempos Turbulentos", que se realizó en San Nicolás, Región de Ñuble.

Cuando la directora Isabel Rodríguez habla de su liceo lo hace con orgullo y tiene sus razones. El Liceo Valentín Letelier de Linares es uno de los pocos establecimientos educativos en Chile que ha logrado mejorar sostenidamente su desempeño en el último tiempo. Esto según los resultados de la investigación presente en el libro El Liceo en Tiempos Turbulentos; de CIAE, LOM y Líderes Educativos.  La pregunta que muchos le hacen es, ¿cómo lo ha logrado?

Este fue uno de los temas que abordó Isabel Rodríguez durante su presentación en el lanzamiento regional del libro el pasado viernes 13 de marzo, en las dependencias del Liceo Bicentenario San Nicolás en la Región de Ñuble. La ceremonia contó, además, con la participación del secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación, Daniel Rodríguez; Giulietta Vaccarezza, jefa subdirección apoyo técnico pedagógico del Servicio local de Educación Pública Andalién Sur; Carolina Caico, directora del Liceo Bicentenario People Help People; y el director del Liceo San Nicolás, Víctor Reyes.  

“Para hacer una mejora sostenida hemos sido la propia comunidad, profesores, equipos técnicos y directivos los que hemos construido una respuesta desde el interior de la comunidad, muchas veces no considerando las políticas actuales”, explicó Rodríguez. 

La directora del Liceo Valentín Letelier describió como una de las claves del mejoramiento al liderazgo: “No hay escuelas que hayan mejorado sin buena conducción ni liderazgo, la tensión es que en Chile no hay carrera directiva, hay carrera para los profesores, de manera que ocupar estos cargos no es atractivo”, explicó. 

También mencionó la importancia de una buena planificación para mejorar, la orientación al logro, una cultura profesional docente colaborativa, entre otros elementos. Aunque fue enfática en resaltar que no existe una sola receta y que quedan muchos desafíos de los que hacerse cargo, como por ejemplo el incluir aún más la cultura juvenil en los procesos de aprendizaje.

Por su parte, Carolina Caico, directora del Liceo Bicentenario People Help People, relató que ellos en un comienzo obtenían bajos resultados académicos y bajas matrículas porque “le cargamos toda la mochila al alumno, decíamos que venían con mala base. Pero cuando cambiamos el peso de la mochila al colegio, ahí empezamos a ver cambios”.   Para la directora es importante “creerse el cuento, creer que la educación de calidad es importante, y segundo, tener una alta autoestima escolar tanto de los funcionarios como de los alumnos y trabajo en equipo”. 

Currículum en tensión 

Víctor Reyes, director Liceo San Nicolás, comentó durante su intervención que “hoy día hay un temor que tienen muchas comunidades educativas a pensar, reflexionar y poner el currículum al servicio de los estudiantes y no al revés”.

Agregó que una vez que lograron la autonomía y se pudo  transitar a lo que buscaban como proyecto educativo el liceo se fortaleció: “Los resultados son consecuencia de un trabajo bien planificado y ahí han estado siempre presentes los profesores, que tienen la libertad curricular, el creer que los programas de estudio que llegan del ministerio son un referente pero no un fin en sí mismo, todo lo que está ahí debe estar al servicio de los estudiantes”, puntualizó.

Actualmente con la llegada de los Servicios Locales de Educación existe la figura del asesor técnico pedagógico, quien está a cargo de seis establecimientos educacionales dentro de su territorio. Para Giulietta Vaccarezza, jefa de la Subdirección de Apoyo Técnico Pedagógico, del Servicio Local de Educación Pública Andalién Sur, esta persona cumple un rol fundamental al momento de recoger todos los “temas” que surjan relacionados con el currículum. 

 En este sentido, para Vaccarezza es importante rescatar que finalmente lo que existe es una “recomendación que no es prescriptiva y uno puede hacer las mejores modificaciones que les parezcan pertinentes en relación al currículum”. Comenta lo anterior con el ejemplo del director Víctor Reyes destacando su rol en las innovaciones curriculares dentro de su liceo. 

 Pero también dio cuenta de la compleja realidad que se vive en El Servicio Local Andalién Sur conformado por cuatro comunas de la Región del Biobío; Concepción, Chiguayante, Hualqui y Florida: “Tenemos establecimientos TP con 57 estudiantes matriculados con una capacidad para 1500 alumnos, empobrecimiento del tema curricular particularmente, con áreas TP de desarrollo desfasadas de lo que se necesita hoy en día, y equipos directivos desesperados por la situación que viven”. En consecuencia, los desafíos pendientes son grandes.

 Agrega que la educación tiene la característica de ser vista desde el punto de vista del adulto con poca participación del estudiante. “En nuestro territorio el curriculum está pensado desde el punto de vista del adulto, tenemos un despliegue de actividades extracurriculares que generan un interés de alrededor del 11% de los estudiantes y los demás derechamente no participan”. 

 Para Vaccarezza, la Ley 21.040 que crea el Sistema de Educación Pública es importante en este punto ya que comienza a dar mayor protagonismo a los niños, niñas y jóvenes permitiendo un mayor empoderamiento y su necesaria participación. 

 El Secretario Ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación, Daniel Rodríguez, fue el último del panel en comentar el libro. Durante su intervención valoró que la publicación identifique problemas y soluciones curriculares, lo que “es escaso en las publicaciones y en la investigación de alto nivel en educación en Chile y en general en el mundo”.

 En el libro se describe que el currículum tuvo un momento muy importante dentro de la discusión e investigación educacional en los años 90, pero que luego fue disminuyendo como prioridad. Así la publicación vuelve a posicionar esta variable como un problema.

 Rodríguez describió que cuando el currículum es causante de que el liceo no pueda “ser lo que quiere ser” hay que entender cuáles son sus características y por qué es un problema.

 En este sentido, explicó que “el problema es que es eminentemente conservador porque es una regulación de lo que se considera como conocimiento válido y no válido, eso ya tensiona. Pero hay algo aún más profundo, la formación de nuestro profesorado está organizada por el currículum nacional”.

 Para Rodríguez, el desafío de romper este conservadurismo es muy grande ya que el peso regulatorio es enorme: “También es una herramienta de regulación del mercado del trabajo. Si se duplican las horas de filosofía en el currículum obligatorio, lo que yo hice es multiplicar el mercado del trabajo”.

 Concluyó señalando que el currículum no es una “jaula” sino que una fuente de opciones y que existe una idea de flexibilidad: “Quizás está llevada a la práctica como una imposición, pero tiene que ser cuestionado, puesto en tensión, que cada comunidad llegue a una solución mejor para implementarlo”.



Fuente: Catalina Fuentes- Comunicaciones CIAE

CONTACTO | mejoramientoescolar@ciae.uchile.cl
Cerrar
Sitio optimizado para browser Firefox y Chrome